:
Una buena práctica para normalizar los enunciados en un dominio determinado es establecer un vocabulario controlado. Un vocabulario controlado puede ser pensado como un diccionario de referencia, que incluye todos los términos y sus definiciones. Establece un repertorio fijo de palabras permitidas, lo que reduce la sinonimia y homonimia y evita las asociaciones confusas. Determina un conjunto de palabras con significados y reglas claramente definidas para usar en cada contexto. El consenso para usar un vocabulario controlado, evita la dispersión conceptual y optimiza la comunicación entre todos los agentes involucrados en un dominio.

Ejemplos: Vocabulario Clínico Controlado, Vocabulario de procesos, Vocabulario de una guía de buenas prácticas, Vocabulario de proyecto, etc.

» Glosario